BIBLIA - SECTAS

  • TESTIGOS DE JEHOVÁ

  • "ERRORES Y REFUTACIONES"

  • SECTAS.36

    8-5-24

    La Iglesia es una sociedad visible.

    • Está constituida por todos los cristianos, no por un número limitado de ellos: los 144.000.

    • San Pablo, al dirigirse a una Iglesia, no lo hacía a un grupo, sino a la totalidad de los fieles de la misma.

    • La carta a los Efesios, cuyo encabezamiento "en Efeso" falta en algunos códices como el Vaticano y el Sinaítico, está considerada como carta circular dirigida a varias Iglesias de la provincia romana de Asia cuya capital era Efeso.

    • Las cartas de los otros Apóstoles tienen un carácter universal, "católico". Como es sabido, las cartas de San Pedro, Santiago, San Juan y San Judas se llaman Católicas, por no ir dirigidas a una Iglesia determinada.

    • En cuanto a la participación en el Cuerpo místico se obtiene mediante el bautismo (1 Cor 12, 12-13).

    • Por eso, puede decir San Pablo a todos los cristianos de Roma (Rom 12, 5) que forman un solo cuerpo con Cristo.

    • Todo el mundo conocía el grupo de los cristianos que tenían sus jefes, practicaban ciertos ritos y tenían ciertas leyes y costumbres.

    • La Iglesia es, pues, visible y terrena, aunque tenga otro aspecto interior invisible: la santidad o pecados de sus miembros.

    • Estos dos aspectos no son antitéticos. Como tampoco lo son el alma y el cuerpo que forman una sola persona.

    • Demuestran que la Iglesia es visible y terrena, los siguientes hechos:

    1.º La autoridad de Cristo, quien se presenta como quien tiene tal autoridad (Mt. 7, 28-29), es enviado (Jn 3, 16), y uno con el Padre. Su expresión "Pero Yo os digo" (Mt 5, 22), y la irrevocabilidad de su palabra, dan pleno sentido a "haberle sido dada toda potestad en el cielo y en la tierra" (Mt 28, 18).

    2.° Cristo reúne en torno suyo a doce, los cuales deberán permanecer con Él (Mc 3, 14), escogidos expresamente por divina voluntad del Padre Celestial (Jn 17, 6).

    3.° Grupo reducido, al que Cristo confía su mensaje. A todos los discípulos les encarga precederle en las ciudades, pero sólo a los doce les da autoridad extraordinaria (Mc 16, 14-16).

    4.° Con poderes de bautizar y predicar (Mt 28, 19) y perdonar o retener los pecados (Jn 20, 23). Les promete su asistencia hasta el fin de los siglos (Mt 28, 20); y los envía del mismo modo que Él es enviado por el Padre (Jn 20, 21).

    Finalmente la promesa de que los asistirá el Espíritu Santo, Dios verdadero, y que es por definición el Espíritu de la Verdad (Jn 16, 13).

http://www.fecatolica.es

________________________________________________________________________________________

M.S.G.