Testimonio de Yolanda Marín

24 de Enero de 2014

Buenos días.
 
Quisiera dar mi testimonio de una petición que realicé en  Prado Nuevo rezando en la capilla de la Virgen Dolorosa de El Escorial.
 
Soy Colombiana y vivo en España desde 2005, tengo un hermano en Colombia que ha sido drogadicto y en los últimos años  estaba en un estado de deterioro físico y mental avanzado y se encontraba viviendo en la calle. La situación había llegado a tal extremo que para nosotros su familia, aunque lo amamos mucho, ya nos era imposible relacionarnos con él, hasta el punto que perdimos el contacto y no sabíamos si estaba vivo o muerto.
 
Yo visito a Prado Nuevo un par de veces al año (lugar en el que encuentro mucha paz) y siento un amor especial por la Virgen Dolorosa. La última vez que fui en verano de 2013, le  pedí a la Virgen no por la salud física de mi hermano, no porque lo sacara de la droga y de la calle, sino por su alma y que el Señor Jesús tuviera misericordia de él como enfermo. Que si ocurría esto yo daría mi testimonio.
 
He recibido la noticia desde Colombia que mi hermano llegó  a finales de 2013 desahuciado de urgencias a un centro de salud de Colombia, que estuvo hospitalizado y que ahora  (en enero de 2014) está en un centro para personas desvalidas cuidado por Padres Franciscanos. Me dice mi familia  que su salud física es estable y que su mayor cambio cuando lo visitaron era su  relación cercana con Dios (me dicen que tiene otra mirada ya no de odio y miedo, sino de amor y agradecimiento) y cuando mi hermana hablo con él le dijo que una de las cosas que más le dolía era lo mal que había  pensado de mí cuando le hablaba de Dios.
 
Jesús yo confio en ti y por eso quiero dar este testimonio de agradecimiento por la intercesión de mi Madre del Cielo en todas sus advocaciones y muy especialmente a la Virgen Dolorosa de El Escorial.
 
Virgen, Madre de Dios y madre mia, te amo.