Testimonio de Orsola Chifari

29 de diciembre de 2012

Hola a todos,

Quiero dejar mi testimonio por si puede ayudar a personas alejadas de Dios.

Naci en Francia de padres italianos, me bautizaron, hice la Primera Comunión. Pero después como mis hermanos y amigos nadie iba a misa los domingo tampoco iban.

Y después me volví católica no practicante, pero siempre en mi corazón quería a Jesús. Quería ser buena persona pero a mi alrededor veía que el mundo era cada vez más malo. Nadie me hablo del rosario y de la Virgen María y si lo hicieron me decían que el rosario era para personas mayores. Al final llegué a pensar que la Biblia era un cuento.

Pero en el año 2003, conocí una compañera de clases de Pintura que iba al Escorial, me explicó las apariciones de la Virgen. En principio tenia miedo por si fuera una secta, comentándome que en principio mejor probase sola. Así lo hice, y poco a poco después de esa primera visita mi fe iba creciendo. Ahora soy católica practicante, ha sido un camino de conversión difícil porque el demonio no quiere perderte. Pero lo tengo claro, prefiero seguir siendo católica y mejor conseguir ser santa para estar más cerca de Dios, e ir al cielo.

Ahora no me siento tan sola cuando tengo problemas y lo que no puedo resolver se los dejo a mi nueva familia del cielo. Y, también confío en Jesús que todo lo puede. Diciendo JESUS CONFIO EN TI, él nos cuida en estos momentos de caídas. Mi amiga me aconsejó tener un padre espiritual fijo y mejor si es uno de Prado Nuevo y veo que tenía razón. Hay que buscar sacerdotes santos y hay pocos por eso hay que rezar por todos ellos.

He notado muchos cambios en mi vida y en mí.

Estaba casada por lo civil sentí la necesidad del Sacramento del Matrimonio y así con sencillez y amor del Señor recibimos el Sacramento el día 5 julio 2008. Ahora me siento más ayudada para mi vida diaria. Comprendo mejor a mi marido y lo escucho más. Y, él también esta cambiado. Yo rezo diariamente y voy a misa entre semana siempre que puedo. Mi carácter está cambiando y la gente lo nota.

Noto que en mi vida personal y matrimonial, tengo más paciencia, me doy cuenta de la suerte que tuve de ir a Prado Nuevo y encontrarme con la Virgen María y Jesús que me están transformando por dentro. Tengo más amor por los demás, quiero salvar almas para que no vayan al infierno haciendo oraciones y sacrificios. Y llevar mi cruz de cada día como Nuestro Señor Jesús y la Virgen María llevaron las suyas. También leo las vidas de los santos para saber que hacían en los momentos difíciles y oscuros. En mi vida tuve un momento difícil, es que no podía tener hijos y pedí a la virgen un niño y me dio esta gracia. Es un niño encantador de Acogida que ahora está adoptado. A la gente le da miedo acoger un niño porque tiene que ser suyo desde el principio como si fuera un coche. Pero los niños son de Dios no son nuestros. Por eso tenemos que cuidarlos bien y transmitirles nuestra fé y rezar en familia.

Yo no me siento especial, solo quiero ayudar a mucha gente para que conozca ese lugar sagrada que es Prado Nuevo, donde la gente no sale con las manos vacías.

No quiero decir que mi vida es fácil pero la llevo mejor, ya que tengo ayuda de Dios y no estoy tan esclava del pecado.

Es verdad, los que van ahí después vuelven a la Iglesia pero no por obligación porque ya saben que ahí esta Dios esperándonos para perdonarnos nuestros pecados cada vez que caemos gracias a la confesión.

Espero que mi testimonio pueda ayudar a más personas para seguir a Nuestra Señora de los Dolores del Escorial que es la madre de Jesús y que está vivo entre nosotros y nos espera siempre en el altar de las Iglesias. Ya que muchos católicos no lo visitan durante la semana.

Gracias por leerme y que La Virgen María os ayude como a mí me ayuda cada día de mi vida.

Un abrazo en María