TESTIMONIO DE TOMÁS BARAJAS GARCÍA
RECIBIDO EL 14-10-2007.

TESTIMONIO PERSONAL SOBRE “PRADO NUEVO”

Ya hace mucho tiempo que tendría que haber plasmado este testimonio, tal vez haya
sido la pereza o quizás, el haber estado tanto tiempo bien acompañado en el Prado del
que hablo y no haberme dado cuenta de la importancia de decir y pregonar la cantidad
de gracias innumerables que he recibido en este lugar.

Puedo empezar a decir que he visto alguna cosa sobrenatural, como por ejemplo el día
primer sábado de mes, durante el rezo del Santo Rosario, un hombre se subió de una
forma violenta y al mismo tiempo extraño a la altura y alcance de la imagen de la
Virgen Dolorosa, y la golpeo. Yo como mi esposa, vimos a un hombre con una
fisonomía y condiciones totalmente diferentes a la persona que realmente la golpeo,
pero ahora no voy a entrar en detalles de lo que podría relatar como un hecho
sobrenatural visto con mis propios ojos, algunas fotografías sacadas ante mis ojos, que
el sol haga cosas inusuales, estoy hablando de cosas vistas por mis ojos, esto es,
experiencia personal no que me lo hayan contado, pero todo esto es “superficial” a lo
que yo quiero exponer.

Para mi el mensaje central de Prado Nuevo es el acercamiento de la persona a los
Sacramentos, que están vivos, como Cristo en el Sagrario, la riqueza en contemplar la
Pasión de Jesús para que veamos el error de la forma en que vivimos opuesto al modelo
del Evangelio, de aquí vengo yo a decir el empuje que me ha dado la Santísima Virgen y
el Señor a los Sacramentos, a la Confesión y la Eucaristía, que tanto los tenia
abandonados y yo estaba tan perdido. A tener amor a la Iglesia, a rezar por el Papa, por
los sacerdotes, las almas consagradas, por el mundo, etc.
Soy otra persona, pero no de un día para otro, sino poco a poco he experimentado como
las bendiciones de Prado Nuevo me han ayudado mucho. Esos mensajes estaban y
están hechos para el mundo, están hechos por alguien que conoce muy bien la Iglesia y
las fuentes que de ella manan, pero alguien que no ve la Iglesia como el ojo humano.

Mi matrimonio se empezó a modelar en Prado Nuevo, yo estaba recién convertido sobre
el año 1996. Era Viernes Santo, estaba sentado en un banco en la calle, en frente de la
Parroquia de N.Sra de Fátima en Madrid, acababa de salir de los oficios de ese día con
un amigo que me acompañaba, pero también había una joven en el extremo del banco,
empezó a hablar con mi amigo y al final me dijo “mañana es primer sábado de mes, yo
voy al Escorial a rezar el Rosario, si quieres puedes venir, vamos en autocar con mi
madre y unas amigas”, yo accedí a ir pues tenía grandes ganas de aprender a rezar el
Rosario y así conocer mejor a la Virgen María. Al llegar al prado sentí un olor a rosas
suave, según caminábamos no se porqué se me vino a la cabeza que la Santísima
Virgen quería que yo conociera más a esta joven y me vinculara a ella pero yo dije para
mis adentros, ¿no pretenderás juntarme con esta? como reprochándole que no me
convenía esta joven ni ninguna; pues esta joven es hoy mi Esposa. Nos casamos en la
parroquia de N.Sra. De Covadonga en Madrid el 8 de Mayo de 1998, en 1999 nació
nuestra primera hija Teresa sana y salva después de amenazas de aborto, radiografía
e incluida una operación de extracción de la vesícula , estando mi mujer en cinta, cosa
que no sabíamos ni nosotros ni los médicos, lo único que me dijo la Medico al salir de
la operación de la vesícula es que la operación había salido bien pero el útero estaba un
poco rojizo. Mi mujer no se recuperaba bien de la operación, y entonces se dieron los
médicos cuenta de que la operaron embarazada de un mes, desahuciaron el embarazo y
algunos la instaban a abortar, pero ya digo que nació sana y salva, después de lo pasado.

Hasta que nació yo creía que no vendría bien al mundo, solo puedo decir Milagro. La
Señora del cielo puso su mano, ¡increíble¡ A parte de que mi mujer tiene su propio
testimonio antes de conocerme ya cayó al asfalto desde un quinto piso. El que lea esto le
parecerá una locura pero es real porque ha sucedido, yo no me invento nada.

En el año 2002 nace Mónica, teníamos miedo de que no fuese bien el embarazo por la
experiencia contada, pero gracias a Dios todo fue bien.

En nuestra casa no falta el rezo del rosario y de otras oraciones, la vida cristiana tan dificil en los tiempos que corremos, y claro no excluyo mis pecados y defectos , pero en la Iglesia están la Comunión y la Confesión , se puede decir los dos sacramentos sobre los que gira mi vida.

De mi asistencia los primeros sábados de mes a Prado Nuevo está enterado mi confesor
porque yo se lo he dicho, él me recuerda la carta que redacto el entonces Cardenal
D. Ángel Suquia a propósito de Prado Nuevo la cual he leído y la tengo muy presente.
Pero por otro lado no puedo dejar de escuchar la llamada interior que me sugiere este lugar
hacia los Sacramentos como he dicho y siempre dispuesto a los dictámenes de
nuestro Cardenal Arzobispo D. Antonio María Rouco Varela, escribo esto último
porque es estéril frecuentar los sacramentos y no estar en comunión con la Iglesia.

Aquí acaba mi exposición personal, para cualquier pregunta o autentificación de lo
expuesto dejo mis datos personales.

Que la Virgen María, Pura Dolorosa nos conduzca a Jesucristo el Salvador.

Madrid 15 de mayo de 2007 fiesta de San Isidro.

Tomás Barajas García.