TESTIMONIO, RECIBIDO DE ALEMANIA, VÍA INTERNET, EL 25 – 07 - 2006

ENVIADO POR MARIA FERNANDA:

Quisiera dar paso, sin extenderme mucho al relato de mi vivencia en el Prado Nuevo, el leer tan reconfortantes testimonios, me dió ánimo de relatar lo que hemos vivido mi hijita y yo aquel primer viernes y sábado de mayo del 2006.
A través de mi amiga Elizabeth, llegué a conocer el Prado Nuevo .
Como habíamos acordado nos encontramos en el Aeropuerto, el vienes 3, junto con otra amiga mía panameña, quien estudia en Sevilla.
Llegamos al Prado a las tres de la tarde; al dar el primer paso dentro del Prado sentí que pasaba a otra dimensión, la Paz que se siente allí y el silencio que reina, pese a los ruidos exteriores que  parecen no llegar detrás de esa valla, son sobrenaturales, empecé a sentir una fuerte opresión en el pecho, pero no era dolor, sino como si el corazón  quisiera saltarme del pecho de la alegría. Me sentí atraída hacia el árbol de las apariciones de una forma muy especial, en seguida me puse a rezar delante de él. No me sentía yo, era como si estuiviese paralizada, no atinaba a moverme, aunque era plenamente consciente de lo que pasaba a mi alrededor, no quería moverme de allí y tampoco podía, estaba como petrificada, sentía que suavemente me sostenían de cada brazo invitándome a permanecer así, me hubiese quedado eternamente  de esa manera, no necesitaba nada más, la plenitud estaba en ese instante, que fueron minutos.
De repente comenzó a llover y nos refugiamos, con permiso del señor tan amable  que cuida del Prado, en la cabañita, donde aprovechamos para escuchar sus relatos, llenos de amor hacia Nuestra Señora de Los Dolores.
Ese día nos volvimos ya al hotel, porque mi hijita estaba ya cansada del viaje.

El sábado por la mañana, nos levantamos temprano y decidimos visitar el Monasterio, habíamos quedado en encontrarnos con nuestra querida Elizabeth, por la tarde ya cerca de la Capilla, antes de llegar al Prado.
Ese día día estaba fresco y totalmente nublado, amenazaba con llover fuerte, yo estaba un poco triste porque me hubiera gustado que el sol resplandeciese durante el rezo del Santo Rosario.
Elizabeth, ya me había dicho que siempre que es primer sábado, en el momento del Rosario el cielo se abre. Esa era mi esperanza.
Mientras mi amiga Enelis visitaba y fotografiaba los jardines del Monasterio, mi hija y yo la esperábamos del otro lado de la plaza de armas, donde hay un paseo con árboles y un mirador, mi hija ya empezaba a impacientarse porque quería correr y jugar, yo quería ahorrar energías para la caminata que todavía nos esperaba hasta llegar al Prado.
De repente  se me ocurrió mirar al cielo, y repito, el cielo estaba cubierto de gruesas nubes grises, todo indicaba que llovería.
Las nubes de repente empezaron a abirise formando un rectángulo perfecto dejando ver el cielo celeste y parte de una nube blanquísima donde en sus bordes se reflejaba el sol, se notaba perfectamente la perspectiva, de la nube blanca detrás del rectángulo, y los rayos de sol venían desde la izquierda. El cielo permaneció así alrededor de unos diez minutos, enseguida con gozo y certeza recordé la letanía de la Sma. Virgen María: Puerta del cielo.

Ya en el Prado al entrar la Imágen en procesión mi alegría era ya indescriptible,

Después en el Prado, Elizabeth, pidió a los que dirigen los actos, que me dejasen rezar un misterio del Santo Rosario. Aunque me hicieron ver que no es costumbre que sin una preparación anterior se dejara rezar el Rosario, accedieron a la vista de la insistencia de mi amiga Elisabeth. Para mí, es algo muy serio en Rezar en presencia de la Madre, la Virgen María un misterio del Rosario. Lo hice lo mejor que pude, dadas las circunstancias de mi nerviosismo, Dios y la Sma. Virgen María lo saben.

Quiero agradecer a todas las personas maravillosas que conocí por todo su amor en esos momentos.

Que Dios y la Sma. Virgen María, los bendigan a todos y a sus familias, y sigan bendiciendo esta obra tan fructífera,

Cariños desde Ötigheim , Baden Wüttenberg
Alemania

Sra. María Fernanda Luján B. Spangenberg
argentina - italiana, residente en Alemania