DAD TESTIMONIO

 

Después de pedirlo nuestra Madre varias veces, tiene que ser el mismo Jesús,

tras dar una bendición para los moribundos, quien lo pida el 2-12-1995:

  "Entregaos a esta Obra, hijos míos, y ayudadla a que crezca. Mira cuántas almas hay

en el Cielo gracias a las gracias que han recibido en este lugar.

¿Cómo los hombres pueden ser tan ingratos?..."

A cuya visión, Luz Amparo exclama:

        " ¡Ay, ay..., ay, cuántas! ¡Ay, cuántas, Dios mío! ¡Dios mío! ¡Ay, ay, cuántas! ¡Ay, ay, gracias,

Dios mío, gracias por haber salvado a tantas y tantas almas!."

 

¿SE PUEDE SEGUIR ESTANDO MUDOS Y SORDOS?