MENSAJE DEL DÍA 22 DE JULIO DE 1984

EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

 

     LA VIRGEN:

     Sacrificio, hijos míos, sacrificio y penitencia. Os lo estoy repitiendo diariamente.

     Os voy a dar mi santa bendición: os bendigo, hijos míos, como el Padre os bendice por medio del Hijo y con el Espíritu Santo.

     Adiós, hijos míos. ¡Adiós!