MENSAJE DEL DÍA 15 DE JULIO DE 1984

EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

 

     LA VIRGEN:

     Os bendigo, hijos míos, como el Padre os bendice por medio del Hijo... El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

     Pide, hija mía, por los que no rezan nunca, ni tienen quien rece por ellos.

     Penitencia y sacrificio...

     Besa el suelo, hija mía, en reparación de todos los pecados del mundo... Este acto de humildad sirve para la conversión de las almas, hija mía.

 

     Adiós, hijos míos. ¡Adiós!