MENSAJE DEL DÍA 14 DE OCTUBRE DE 1981 (1)

 

     LA VIRGEN:

     Rezad el Rosario con mucha devoción todos los días; meditad un ratito después de cada misterio, ofrecedlo por la paz del mundo, principalmente por la paz de España, porque España está a punto de ser castigada. Yo soy la Virgen de los Dolores; diles a todos, también a los sacerdotes, que deseo en este lugar una capilla en mi honor, para que vengan de cualquier parte del mundo a compartir conmigo estos dolores que estoy padeciendo por toda la Humanidad. Que vengan a esta Capilla a meditar la Pasión de mi Hijo.

     Diles a todos que se acerquen a la Eucaristía, que todos los que comulguen los primeros sábados de mes en honor a mi Corazón, les estaré muy agradecida, y les compensará mi Hijo en la hora de la muerte. Os pido, hijos míos, que recéis mucho, que mi Hijo está esperando vuestras oraciones. Rezad, hijos míos, mucho, porque muchas almas están condenadas porque no ha habido nadie que haya rezado por ellas. Rezad mucho, hijos míos, pedid por la intención de que no haya guerra, que el mundo está muy mal; sólo vuestra Madre del Cielo puede ayudaros a todos a vencer en la lucha contra el enemigo. Si se hace todo lo que os pido, se detendrá la ira de Dios Padre. Rezad por el Vicario de Cristo, está en un gran peligro; también rezad por la conversión de Rusia, haced penitencia y visitas al Santísimo.

     Diles a todos que cuando esté hecha la Capilla se llame “Capilla de Nuestra Señora de los Dolores”. Cumple mis mensajes; haced oración y penitencia. (La Virgen se despide de Luz Amparo haciéndole la señal de la cruz en la frente).



[1] No existe grabación en audio de este mensaje; fue comunicado por Luz Amparo después. Cf. o. c. , nº 1, p. 12.