SE VIENEN VERTIENDO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN UNA SERIE DE OPINIONES, MUCHAS DE ELLAS EQUIVOCADAS, SOBRE LA EXISTENCIA DE "HERMANOS" DE JESÚS, CON MOTIVO DE LA APARICIÓN DE UN URNA QUE, ARQUEOLÓGICAMENTE, DATAN EN EL PRIMER SIGLO DE NUESTRA ERA.

PARA SALIR AL PASO DE ESTA DESINFORMACIÓN, POR IGNORANCIA O MALA INTENCIÓN, SE TRANSCRIBE ESTE ESTUDIO.


Los hermanos de Jesús:

1.- Lo primero que hemos de saber es que para los hebreos, SON hermanos todos los parientes que nosotros conocemos como: primo, tío, sobrino, etc.
Siendo así, es natural que su idioma, el hebreo, NO TENGA PARA LOS PARIENTES OTRA PALABRA QUE HERMANO.
Como los traductores lo saben bien, algunos aunque en el original lean hermanos, si por el contexto saben que se trata de un primo o tío o sobrino, lo traducen como tal, aunque lean en el original hermano. En nuestro estudio nos atendremos al original.
Veámoslo con "Biblia en mano". Leemos: Teraj engendró a Abram a Najor y a Aran. Y Aran engendró a Lot. (Gen 11,27).
No cabe duda que, para nosotros, Abram es tío de Lot, y Lot es sobrino de Abram.
Pues veamos lo que dice la Biblia: "Dijo Abram a Lot: Ea, no haya disputas entre nosotros ni entre mis pastores y los tuyos, PUES SOMOS HERMANOS" (Gen 13,8). Lo que se repite en (Gen 14,16) al decir la Biblia que libró a SU HERMANO LOT.
Y esto mismo lo vemos con Labán, hermano de la madre de Jacob, por lo tanto TIO suyo y leemos: "¿Acaso porque seas hermano mío me vas a servir de balde?" (Gen 29,15).
Eleazar murió y sólo había tenido hijas a las que los hijos de Quis, que eran primos a nuestro decir, tomaron por mujeres y dice el texto: "Los hijos de Quis, sus hermanos, las tomaron por mujeres" (1 Cron 23.22).
Y con esta mentalidad, cualquier hebreo que hablase idiomas donde existieran vocablos para tío, primo, sobrino, etc., ¡seguía llamándolos hermanos!, ¡porque para él son hermanos!, sin pensar en absoluto por ello que fuesen hijos de los mismos padres.

2.- En el idioma Griego, el vulgar, el llamado Koiné, idioma en el que se ha escrito todo el Nuevo Testamento, SI existen vocablos para: hermano = adelfos (αδελφος). Para: primo = anepsio (ανεψιος). Para: sobrino = adelfideos (αδελφιδεο); etc.
Pero como ya hemos dicho que un semita usará la palabra" adelfos", o sea, hermano, para todo, no es de extrañar que Pedro la usase así: "En aquellos días se levantó Pedro en medio de los hermanos..." (y emplea: (αδελφων) ), que eran en conjunto unos ciento veinte (Ac 1,15)

Veamos los hermanos de Jesús: "¿No es acaso el carpintero, hijo de María, y el hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón...?" (Mc 6,3). Dice que son hermanos, no dice sean hijos de la Virgen María, porque, amén de lo dicho sobre que todos son hermanos, resulta que por la misma Biblia conocemos la madre de Santiago y de José, que es una pariente de la Virgen María. Veamos:

Estamos en el Gólgota. Mc 15,40, ¿qué dice? "Había también unas mujeres que de lejos miraban entre las cuales estaban María Magdalena y María LA MADRE de Santiago y de José..". O sea, que de los "hermanos" que dice el texto tenía Jesús, al menos de dos de los cuatro únicos que se citan como hermanos, ¡conocemos a su MADRE!, y NO es la Virgen María.

Y como la madre de dos de estos hermanos de Jesús, era una de las tres Marías que estaban en la cruz, veamos lo que dice San Juan: "Estaban junto a la cruz de Jesús su Madre y la "hermana" de su Madre, María la de Cleofás y María Magdalena" (Jn 19,25).
Si la madre de los llamados hermanos de Jesús dice San Juan que era" hermana" (sería pariente como ya sabemos) de la Virgen... ¡claro que sus hijos, para los hembreos, ERAN HERMANOS DE JESÚS, ¡pero no hijos de la Virgen!

Y Pablo, hebreo de pura cepa, conoce y sabe que este Santiago es hijo de la pariente de la Virgen, y, no obstante, cuando escribe a los gálatas les dice: "...a ningún otro de los apóstoles vi, si no fue a Santiago el hermano del Señor"... ¡¡y escribe adelfoi!! (αδελφον) (Gál 1,19).

Sería absurdo que, olvidando la mentalidad hebrea, aún tratándose de escritos en koiné, tuviésemos que aceptar como hermanos, hijos de la misma madre, la palabra "adelfos" (hermano) cada vez que aparezca en el Nuevo Testamento. Este absurdo nos llevaría a decir que todos los cristianos somos hijos de la misma madre, al leer el saludo de San Pablo a los gálatas: "...y todos los hermanos que conmigo están, a las iglesias de Galacia (Gal 1,29). ¡¡¡ Escribe ADELFOI !!!, al decir: "todos los hermanos".

Parece, ante tales evidencias que, por parte de algunos, no es un problema de ingnoracia sino de mala intención.