COMENTARIOS Y CONCORDANCIAS SOBRE LOS MENSAJES DE PRADO NUEVO

FECHA MENSAJE

COMENTARIOS - CONCORDANCIAS

 

18-jun-22 19/03/1982.

Este mensaje es muy corto. Intervienen: El Señor y el Arcángel San Miguel. La Virgen no habla, aunque está presente.

El Señor pide Penitencia en reparación de los pecados, para que estemos con los elegidos en la Tierra Prometida.

A continuación, hay una revelación que nos sorprende y  a la vez nos llena de alegría: ¡LA TIERRA PROMETIDA!

Si Yahveh hizo ver a Moisés (aunque no entró) la Tierra Prometida para los judíos, (desde el río Nilo hasta el río Éufrates) a Luz Amparo le muestra el Señor nuestra Tierra Prometida.

Dice el Señor: "Mira, hija mía, ¿ves esos puntos luminosos qué pequeños son?, parecen una luz de una bombilla; pues son astros sobre los que hay una vida eterna. Esa es la Tierra Prometida. Nunca el hombre podrá descubrir la grandeza de este tesoro rodeado de tanto misterio." 

No tengo palabras para seguir adelante en este comentario, pero voy a intentar plasmar aquí lo que se me viene en mente a la vista de este corto pero sabroso mensaje.

La Nasa se esfuerza en encontrar vida fuera de la Tierra y envía naves a la Luna, a Marte y a no se si algún otro Astro. Hasta ahora solo ha encontrado un resto de una "manta" en Marte. Parece ser que en el Sistema Solar no va a ser posible. Más allá, el hombre todavía no ha encontrado medios para llegar.

Atendiendo la revelación de Jesús, si todas las estrellas que vemos en el Cielo en una noche clara, fueran Moradas Celestiales o Tierra Prometida, tendríamos, por un lado, la imposibilidad de poder llegar a ellas por los medios humanos, y por otro, la alegría de saber ahora, el sitio y lugar que los miembros del Cuerpo de Cristo estarán con ÉL toda la Eternidad.

Y ahora viene bien una opinión de Luz Amparo: Le preguntaron una vez a Luz Amparo sobre qué opinaba ella de los "platillos volantes". Su contestación fue de que eran "Carros de Fuego" Celestiales. (2Rey.2,11)

Anonadado, solo puedo decir que debemos luchar para conseguir, cuando nos toque, subir en esos "Carros de Fuego", que no dejemos de estar con el Señor, y que las vanidades, disputas, enfrentamientos y faltas de amor, solo nos alejan de ellos.

¡QUE DIOS NOS DE LUZ PARA ENDEREZAR NUESTROS CAMINOS!

M.S.G.

     
    SEGUIRÁN LOS COMENTARIOS