COMENTARIO DE ACTUALIDAD

FECHA REFLEXIÓN

COMENTARIO

 

26-ago-22 MEDITACIÓN.13

DECLARACIONES EN LA SEXTA TV. SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD.

LA RAZÓN
A LA ATENCIÓN DEL SR. MARHUENDA
MADRID.
ENVIADO AL CORREO: fmarhuenda@larazon.es
Madrid, 25 de Agosto de 2.022.

Estimado Sr. Marhuenda:

Me dirijo a Vd. como cristiano comprometido, con relación a sus declaraciones en la SEXTA, con motivo de las manifestaciones del sacerdote de San Pedro (Albacete), en su homilía del pasado domingo día 14, en la que habló sobre los homosexuales.

La Iglesia está obligada a predicar el Evangelio con claridad, pero desgraciadamente algunos sectores ha dejado sin tratar debidamente la homosexualidad. Los hábitos y prácticas de esta aberración se han ido extendiendo en nuestro entorno, hasta tal extremo, que ahora a un cura valiente, al denunciarlo, lo califican con toda clase de adjetivos destructivos.

Sepa Sr. Marhuenda que le tengo aprecio por su línea de actuación en varios centros de opinión, por lo que al escucharle en la grabación de la SEXTA, he quedado sorprendido.

Todo católico está obligado a defender su fe, tal como la enseña nuestra Madre la Iglesia, cuya doctrina sobre la homosexualidad, queda reflejada en los artículos n.º 2357-58-59 del Catecismo de la Iglesia Católica. Todo lo que se exprese públicamente, en materia de moral fuera de esta postura, será a título personal y no se estará siendo fiel a su fe.

Cuando el Catecismo de la Iglesia Católica (2357) nos recuerda que la homosexualidad es presentada en la Sagrada Escritura como "depravación grave" y nos cita cuatro libros de la Sagrada Escritura (Gen.-Rom.- Cor.- Tim.), declara, con la Tradición, tratarse de "actos intrínsecamente desordenados" ¿Está claro? Actos... ¡no sentimientos!..., que "el sentir no es consentir". Recordemos lo que nos dice San Pablo, en (1Cor.6,9): "No os engañéis, ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas..., poseerán el Reino de Dios". Y se puede admitir que hemos de respetar la deformación sexual sin mirar las causas, sean consecuencia de trastornos endocrinos hereditarios, sean consecuencia de haber sufrido de niños o jóvenes perversión de malvados adultos u otras causas. Como la de castigo de la naturaleza, por haber abusado del uso natural y buscar otros placeres... Pero una cosa es respetar y otra permitir que, por un mal llamado progreso, o un peor llamado "derecho de libertad", la sociedad no rechace y se defienda contra lo que intrínsecamente es "malo " y quieran que lo traguemos como "bueno".

¿Debe o no debe alzar la voz y manifestar la postura de la Iglesia el sacerdote de San Pedro?

Si estamos bautizados, estamos obligados.

Atentamente.

MANUEL SERRA GÓMEZ
86 años.  -  Tef. 660171585
Miembro de Fe Católica, dedicada a la enseñanza de Biblia, (Arzobispado de Madrid).
02425994T