"Yo prometo a todo el que rece el Santo Rosario diariamente y comulgue los primeros sábados de mes,
asistirle en la hora de la muerte.
"
(El Escorial. Stma. Virgen, 5-03-82)

"Todos los que acudís a este lugar, hijos míos, recibiréis gracias muy especiales en la vida y en la muerte."
(El Escorial. El Señor, 1-1-2000)

BENDICIÓN DEL DÍA 7 DE AGOSTO DE 2004, PRIMER SÁBADO DE MES,
EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

LA VIRGEN:

Levantad todos los objetos. Todos serán bendecidos para el día de las tinieblas.

(Pausa)

Os bendigo, hijos míos, como el Padre os bendice, por medio del Hijo y con el Espíritu Santo.


BENDICIÓN DEL DÍA 4 DE SEPTIEMBRE DE 2004, PRIMER SÁBADO DE MES,
EN PRADO NUEVO DE EL ESCORIAL (MADRID)

LA VIRGEN:

Levantad todos los objetos. Todos serán bendecidos, con bendiciones especiales para la protección de los hogares.

(Pausa)

Os bendigo, como el Padre os bendice, por medio del Hijo y con el Espíritu Santo.


MENSAJE DEL DÍA 11 DE FEBRERO DE 1982

LA VIRGEN:

Quiero, hija mía, que hagáis penitencia, que hagáis oración, que recéis por los que no rezan, que améis por los que no aman.

Hijos míos, rezad el santo Rosario. El Rosario tiene mucho poder. Quiero que pidáis por todos los obispos, cardenales, arzobispos; muchos de ellos son políticos de destrucción. Hija mía, date cuenta de que estoy pidiendo constantemente por la conversión de Rusia. Rusia está metida en mi Iglesia, en algunos de mis obispos, de mis cardenales, de mis arzobispos y en muchos de mis sacerdotes; están destruyendo las cosas de Dios, hija mía. No saben el castigo que se les avecina. El Castigo está cerca; consistirá, hija mía, en que los astros chocarán sobre la Tierra; están a punto de destruir la mayor parte de la Humanidad. El astro Eros hará iluminación sobre toda la Humanidad; será horrible, hija mía, parecerá que el mundo está en llamas, sólo será unos segundos; muchos de los humanos quisieran estar muertos en ese momento. Hasta los justos lo verán, pero no les afectará absolutamente en nada. También muchos humanos morirán de esa gran impresión; será como lluvia de fuego; temblará toda la Tierra, hija mía, será horrible.

Humildad os pido, sed humildes. Mira qué humilde fue mi Hijo hasta la Cruz. La humildad es el buen camino para llegar al Cielo. Siempre ha dicho mi Hijo: "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón", y el que es manso y humilde alcanzará los bienes de Dios. Hijos míos, siempre tomad vuestra cruz con humildad. Pensad en el buen Jesús, cómo se calló por todos vosotros, y era inocente y puro. Pues vosotros, que sois polvo sucio y caído, pensad que con la ayuda de mi Hijo os enmendaréis y seguiréis su camino, hijos míos.


COMENTARIO A LOS MENSAJES

11-Febrero-1982

En este mensaje es la Virgen la que se manifiesta. Pide penitencia, oración, practicar la caridad por los que no lo hacen...

Insiste varias veces en que se eleven plegarias por la Jerarquía: cardenales, arzobispos, obispos y sacerdotes, advirtiendo sobre aquéllos de estos miembros de la Iglesia que viven mal su vocación.

Vuelve a anunciar el Castigo, citado también en otros mensajes. Le explica a Luz Amparo: «El Castigo está cerca; consistirá, hija mía, en que los astros chocarán sobre la Tierra», y la revela el nombre de uno de ellos y sus efectos: «El astro Eros hará iluminación sobre toda la Humanidad; será horrible, hija mía, parecerá que el mundo está en llamas, sólo será unos segundos; muchos de los humanos quisieran estar muertos en ese momento. Hasta los justos lo verán, pero no les afectará absolutamente en nada. También muchos humanos morirán de esa gran impresión; será como lluvia de fuego; temblará toda la Tierra, hija mía, será horrible».

Cuando se transmitió este mensaje, el nombre de dicho asteroide era desconocido para la mayoría. Fue descubierto por un observatorio de Berlín en 1898, y es de gran interés para los astrónomos por estar más cerca de la Tierra que cualquier otro cuerpo de tamaño semejante, a excepción de la Luna. No entramos en más datos científicos que no corresponden a estos comentarios. No volverán a citar los mensajes al "astro Eros", aunque sí hablen de "astros" en plural varias veces y de "un astro" en singular en dos ocasiones más: «Un astro iluminará la Tierra. Parecerá que está envuelta en llamas, durará veinte minutos» (La Virgen, 26-2-1982). «...el Castigo que vendrá sobre la Tierra. No será agua, hijos míos, esta vez será fuego, y será producido por un astro, que se estrellará sobre la Tierra» (La Virgen, 10-6-1984). Del contenido profético de estas palabras dará cuenta el transcurrir del tiempo; nosotros nos limitamos a consignarlas como un aspecto más de los mensajes de Prado Nuevo.

Resalta una vez más la Virgen el valor de la humildad: «Humildad os pido, sed humildes. Mira qué humilde fue mi Hijo hasta la Cruz. La humildad es el buen camino para llegar al Cielo. Siempre ha dicho mi Hijo: "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón", y el que es manso y humilde alcanzará los bienes de Dios. Hijos míos, siempre tomad vuestra cruz con humildad». Son palabras del Evangelio (cf. Mt 11, 29), en las que Jesús une la humildad a la mansedumbre, virtud ésta excelente, que alaba Él mismo en las bienaventuranzas: «Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la Tierra» (Mt 5,4). Está escrito asimismo en el libro del Eclesiástico: «Los tronos de los príncipes los volteó el Señor, y en su lugar sentó a los mansos. Las raíces de los orgullosos las arrancó el Señor, y en su lugar plantó a los humildes» (Si 10, 14-15).

La mansedumbre es una virtud unida a la virtud cardinal de la templanza. Suele definirse como "la virtud que modera la ira". Así como la templanza pone orden en el deseo de las cosas que se refieren a la gula y a la sensualidad, así la mansedumbre modera la ira.

La mansedumbre y la humildad son como dos hermanas que viven la misma vida, como dos metales preciosos que se funden completándose: con la humildad conquistamos el Corazón divino, y con la mansedumbre atraemos el corazón de nuestros hermanos. Deberíamos ser entre los que nos rodean "el buen olor de Cristo", como indica san Pablo en su segunda carta a los Corintios (2 Co 2, 15).


MENSAJE DEL DÍA 12 DE FEBRERO DE 1982

EL SEÑOR:

Sí, hija mía, vamos a ofrecernos como víctimas al Padre Eterno por la salvación del mundo, por la salvación de esas almas que cada día se retiran de mí, me desprecian, me blasfeman; me están recibiendo sacrílegamente, no tienen compasión de mí. Os manifiesto a todos la amargura que siente mi Corazón cuando veo que esas almas cada día sienten menos comprensión para mí.

Fue una alegría, desde mi Última Cena, hacerme compañero de los hombres hasta el fin del mundo y darles alimento de vino con mi Cuerpo. ¡Qué triste me encuentro algunas veces, cautivo por ellos, cuando veo que me abandonan en el sagrario y cuando veo que no creen en mi presencia real! ¡En cuántos corazones manchados tengo que entrar y cómo veo mi Cuerpo y mi Sangre profanados! ¡Cómo veo todos los días los sacrilegios, ultrajes y tremendas abominaciones que hacen contra mí!

Estoy de día y de noche en el sagrario por todos ellos, y ¡cómo rechazan mis llamamientos desde esta morada fría y triste en la que me encuentro! Por el amor de las almas estoy prisionero en la Eucaristía; pero ¡qué desagradecidos son muchos! ¡Cuántas veces pido consuelo a muchos corazones para que vengan a consolarme y me rechazan! Me encuentro allí presente como el mejor de los padres, como el amigo más fiel, con un amor inmenso que siento por esas almas, pero no soy comprendido, hija mía, ¡pobres pecadores! No son merecedores de estos sacrificios tuyos, míos y de los de muchas almas escogidas para su salvación. Tú, hija mía, no te alejes de mí; te espero día y noche, dame consuelo, abandónate en mí y diles a todos que me hagan una visita, que los espero y quiero salvarlos a todos con la Sangre de mis llagas. Que vengan a mí, que soy su Padre y los quiero a todos con todo mi Corazón; que visiten al Prisionero; que si su alma está enferma, que vengan a mí, que yo los sanaré. Que si su cuerpo está enfermo, que vengan a mí, que yo los fortaleceré; que se den cuenta de que yo les puedo hacer recobrar la fuerza del cuerpo y la salud del alma; que den amor, limosna de amor a este pobre mendigo que los está esperando de día y de noche; que mi Corazón está triste por todos; que no me hagan sufrir más, que lo que quiero es que se salven. ¡Desgraciados los habitantes de la Tierra, cómo buscan su propia condenación!

Vamos a ofrecernos los dos al Padre Eterno por esas almas que están publicando las doctrinas de Jehová, su rey; las están publicando falsamente, estoy muy apenado por esas falsas doctrinas que publican; mi verdadera doctrina es la católica; que amen a mi Madre y me amen a mí. Yo no admito que desprecien a mi Madre, esa Reina que sufre por todos porque todos son sus hijos, por los cuales pide diariamente al Padre Eterno y derrama sus lágrimas por la salvación de sus almas.

No les sirve para nada ese amor falso que tienen hacia mí, porque el que no quiere a mi Madre no me quiere a mí, pues yo les dije agonizando al pie de la Cruz: "He ahí vuestra Madre". También le dije: "Madre mía, da amor a todos tus hijos". Pero, ¡qué poco corresponden a mis palabras! Mi Madre está ultrajada y despreciada por todos ellos; están buscando ellos mismos su propia condenación. ¡Qué pena me dan, hija mía! Vamos a ofrecer la escena de la Pasión por la salvación de esas almas ingratas y desagradecidas...

LUZ AMPARO:

Jesús se retuerce en la Cruz, ¡cómo está! Está todo ensangrentado, le han quitado la ropa a tirones; están repartiéndosela. Hay cuatro hombres. La túnica la quieren los cuatro, se están peleando por ella. Coge uno una moneda y les dice: "A ver si adivináis qué cara sale". Lo adivina uno; es el más gordo; le ha tocado la túnica; se ha quedado con ella. Los otros quieren también la túnica, pero uno, riéndose, le dice: "Quédate con ella, vístete de rey". Se la pone y los otros tres empiezan a reír. "Mira —dice uno—, si se parece al Nazareno. ¿También haces milagros?". Y se ríen los cuatro. ¡Ay, cómo está Jesús, Dios mío!, se está muriendo. ¡Ay, ay, Dios mío, ay, qué dolores tan grandes siento! ¡Ay, qué dolores, Madre mía! ¡Qué negro tiene el cuerpo el Señor! ¡Qué dolores siento tan horribles! ¡Ay, ay, ay, qué dolor! ¡Ay, qué dolor! ¡Ay, cómo abrasa el Sol, qué dolor tan horrible!... Se está nublando el Sol, ¡ay!, parece que va a llover. ¡Qué oscuro se está poniendo, qué truenos! ¡Ay! No se ve, hay mucha niebla, ¡ay! La gente corre, ¡cómo corre la gente! Hay muchos truenos; el Señor se está quedando solo, nadie le hace caso. ¡Oh, Dios mío! El Señor dice: "Todos me abandonan". La Virgen se agarra a la Cruz, está llorando amargamente. ¡Ay, qué dolor! ¡Ay, está llorando!

El Señor la mira; hay otras dos mujeres con Ella; se abrazan a la Cruz. También hay un hombre con el pelo muy largo. No sé quién es. Coge a la Virgen por los hombros y la abraza. Dicen que es Juan, ¡ay! El Señor dice a la Virgen: "Mujer, he ahí a tus hijos". Y luego dice: "Hijos, ahí está vuestra Madre, cuidadla".

El Señor se está muriendo. Ahora sí que se está muriendo. ¡Qué dolor! Siento mucha sed. Él también tiene mucha sed; por eso dice: "Tengo sed". Mojan un trapo en la vara del látigo en un vaso que tiene un líquido como vino; lo mojan y se lo ponen en la boca. ¡Ay, qué malo está! ¡Ay, qué malo! Pero, ¿cómo le dan eso? Pero ¡qué malos son!, ¿cómo le dan eso? El gordo ese, ¡qué malo es! No darle ni un poquito de agua... ¡Ay, Dios mío! ¡Oh, pobrecito, qué mal está! ¡Ay, Dios mío, qué pena! El Señor abre la boca, tiene mucha fatiga, se está muriendo. ¡Ay, qué fatiga! ¡Ay, qué fatiga! ¡Ay, qué fatiga! El Señor dice: "Todo está consumado. Padre mío, Padre mío, ¿por qué me has abandonado? En tus manos encomiendo mi espíritu".

EL SEÑOR:

Sí, hija mía, todos me abandonaron, todos, hasta mis discípulos me dejaron solo en ese momento. Yo gritaba, pero, a pesar de mis gritos, nadie me oía en esos momentos tan terribles. Se ríen de mí, se burlan, me llaman farsante, no tienen compasión de mí; mis huesos están descoyuntados; mi Corazón se derrite en mis entrañas por el fuego del Sol; mi garganta está seca; la lengua se me pega al paladar; la muerte me llega, pero nadie siente compasión; me taladraron los pies y las manos; me miran con burlas, se mofan de mi dolor. ¡Hasta dónde llega la ingratitud de los hombres! No tienen compasión, son crueles, me ven en la agonía y se siguen burlando.

Todo esto por la ingratitud de los hombres, por mis almas consagradas. Quiero cumplas todos los días este sufrimiento. Hay que seguir pidiendo por todas ellas. ¡Pobres almas! Tú, hija mía, da gloria a Dios, ofrece tus sufrimientos; piensa, hija mía, que el dolor es el don de la salvación. Ayúdame, hija mía, dame pruebas de amor con tu dolor, con tu sufrimiento, con tu humildad, por esas almas. Piensa que al hombre, ¿de qué le vale tener el mundo entero si pierde su alma? Seguid rezando el santo Rosario; que sigan haciendo apostolado, que están ayudando a muchas almas; que recen el Rosario, que es lo que más le agrada a mi Madre. No le quitéis su plegaria favorita, es lo que más le agrada.

Tú, hija mía, date cuenta de que eres un instrumento miserable, que me he valido de ti para que, por tus medios, ayudes a salvar a los demás. Ahora haz un acto de humildad; besa el suelo y sé humilde; no te abandones en la oración.

Adiós, hija mía, te doy mi santa bendición.


COMENTARIO A LOS MENSAJES

12-Febrero-1982

«Sí, hija mía, vamos a ofrecernos como víctimas al Padre Eterno por la salvación del mundo, por la salvación de esas almas que cada día se retiran de mí, me desprecian, me blasfeman; me están recibiendo sacrílegamente, no tienen compasión de mí» (El Señor).

¡Cuántos sacrilegios se cometen, sin duda, al recibir la Eucaristía! Se ha dicho que hoy se comulga mucho pero se confiesa poco, y es cierto; compruébense, si no, las nutridas filas de fieles que se acercan a recibir el Cuerpo de Cristo en cada Misa y, por contraste, la soledad de los confesionarios, que tan poco visitados son. Hay que recordar sobre esto las palabras de san Pablo, que hacen estremecer: «Quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa» (1 Co 11, 27-28). Palabras que confirman las citadas del mensaje y las siguientes del mismo: «¡En cuántos corazones manchados tengo que entrar y cómo veo mi Cuerpo y mi Sangre profanados! ¡Cómo veo todos los días los sacrilegios, ultrajes y tremendas abominaciones que hacen contra mí!».

Sacrilegio es la «lesión o profanación de cosa, persona o lugar sagrados». Aquí se fija concretamente en la Eucaristía, que es el centro de la vida cristiana, el mismo Jesucristo resucitado, que se da por amor a las almas en el Santísimo Sacramento. Dice en este mismo mensaje: «Fue una alegría, desde mi Última Cena, hacerme compañero de los hombres hasta el fin del mundo y darles alimento de vino con mi Cuerpo». Consciente la Iglesia de la primacía y grandeza de la Eucaristía, es muy severa en las penas canónicas, cuando se trata de una profanación de las especies eucarísticas: «Quien arroja por tierra las especies consagradas, o las lleva o retiene con una finalidad sacrílega, incurre en excomunión "latae sententiae" reservada a la Sede Apostólica» (Código de Derecho Canónico, c. 1367). Además de esto, hay que precisar que se profana la Eucaristía cuando un alma en pecado mortal se acerca a comulgar; las palabras del Apóstol antes citadas son claras al respecto.

Se queja también el Señor de los que no aman a su Madre y dicen amarle a Él, publicando falsas doctrinas: «No les sirve para nada ese amor falso que tienen hacia mí, porque el que no quiere a mi Madre no me quiere a mí». Quien ama verdaderamente a la Virgen, sin duda que ama a Dios, pues Él mismo ha establecido esta unión tan profunda en su plan de salvación. Tengamos una sólida devoción a María Santísima: seremos mejores cristianos y agradaremos al Señor.

A continuación, le propone a Luz Amparo en el mensaje: «Vamos a ofrecer la escena de la Pasión por la salvación de esas almas ingratas y desagradecidas», mostrándole unas impresionantes imágenes, que ella va describiendo. Y después de contemplada la escena: «Todo esto por la ingratitud de los hombres, por mis almas consagradas (...). Ayúdame, hija mía, dame pruebas de amor con tu dolor, con tu sufrimiento, con tu humildad, por esas almas». ¿Qué haremos nosotros por Jesucristo para corresponder a tanto amor?


EJEMPLAR GRATUITO