ORACIÓN.3

(Moisés)

LA ORACIÓN (3)

Estas personas,

  • En cuanto se pongan a tratar con Dios, se encuentran magníficamente,

  • Piensan lo mismo, y se entienden muy bien.

Y no es de extrañar,

  • Que en medio de las mayores tempestades y desolaciones,

  • Están tan a gusto.

En cambio:

  • A la persona que le vuelve loca el mundo, a la que quiere hacer su propia voluntad,

  • Cuando va a hablar con el Señor, no se entienden.

De esto se deduce,

  • Que cuando queramos arreglar el trato con Dios,

  • Arreglemos primero nuestra vida.

Si el alma se fuera acomodando al ritmo que va marcando el Señor en la oración, ésta sería una delicia.

VEAMOS QUÉ DECÍA SANTA TERESITA:

  • “PARA MÍ, LA ORACIÓN ES UN IMPULSO DEL CORAZÓN,

  • UNA SENCILLA MIRADA, LANZADA HACIA EL CIELO.

  • UN GRITO DE RECONOCIMIENTO Y DE AM0R.

  • TANTO EN EL DOLOR DE LA PRUEBA,

  • COMO DENTRO DE LA ALEGRÍA."

Sí, porque al Amado, hay que corresponderle en todo momento, aunque esto parezca que es solo para Santos.

LA ORACIÓN DEBE SER,

  • HUMILDE, INSISTENTE, INOPORTUNA.

  • LA ORACIÓN DEBE SALIR DEL CORAZÓN.

  • PERO OJO, SI SE ESTA ALEJADO DE DIOS,

  • LA ORACIÓN ES VANA,

  • PORQUE NO SALE DEL CORAZÓN,

  • ESTÁ SOLO EN LOS LABIOS.

Y FIJAROS EN ALGO IMPORTANTE, CRISTO, DIOS Y HOMBRE VERDADERO, ORÓ CONTINUAMENTE:

  • ANTES DE ELEGIR A SUS DISCÍPULOS (LC.6.12)

  • ANTES QUE PEDRO CONFIESE QUE

  • CRISTO, ES EL MESÍAS EL HIJ0 DE DIOS. (LC.9.18)

  • DE NOCHE SE RETIRABA AL MONTE PARA ORAR (MC.1.35)(LC.5.16)

ES EL PROPIO JESÚS QUIEN NOS ENSEÑA A ORAR:

  • CON EL PADRE NUESTRO, LA ORACIÓN MÁS COMPLETA.

  • Y PARA QUE NO NOS OLVIDEMOS DE LO QUE REZAMOS EN EL PADRE NUESTRO,

  • NOS RECUERDA QUE HAY QUE AMAR A LOS ENEMIGOS Y ORAR POR LOS PERSEGUIDORES (MT.5.44)

(SEGUIRÁ)

M.S.G.