SUFRIMIENTO.7

DOLOR - SUFRIMIENTO (7)

CRISTO ES EL CAMINO.

Donde tiene plenamente sentido el sufrimiento y la muerte es haciendo referencia a Cristo, que padeciendo y muriendo por nosotros, nos dio el ejemplo para seguir sus pasos.

  • Jesús redime con el sufrimiento.

  • Por Cristo y en Cristo se ilumina el enigma del dolor y de la muerte, que fuera del Evangelio nos envuelve en absoluta obscuridad.

  • La potencia redentora del sufrimiento está en su amor.

  • Así Él cambia el sentido del sufrimiento.

  • Él escoge la cruz para salvarnos,

  • Asume el MAL RELATIVO del dolor y la muerte, lo redime y lo transforma, salvándonos del MAL ABSOLUTO (muerte eterna).

  • Dios no es lejano ni insensible a nuestros sufrimientos.

  • Sufre con nosotros.

  • Confirma con su vida, con su pasión y muerte que está con nosotros.

  • En su predicación, hay un mensaje especial para los que sufren,

Lo vemos en las Bienaventuranzas:

  • “Bienaventurados, los que lloran... los que padecen... los que sufren...” (Mat 5,5 ss).

Y ASÍ, PODEMOS VER A

  • Jesús que se conmueve ante el sufrimiento:

  • La viuda de Nain, la muchedumbre hambrienta, ante su amigo Lázaro muerto, etc.

Y FIJAROS,

  • Está tan íntimamente unido a los que padecen, que toma como propios los favores hechos al que sufre:

  • “...porque tuve hambre y me distéis de comer...” (Mat.25,35ss)

  • Él mismo, en su naturaleza humana, no era insensible al sufrimiento, le costaba como a nosotros:

  • En el huerto, imploraba al Padre con gritos, lágrimas y sudor de sangre que pasase el cáliz de su Pasión. (Lc,22,42) (Heb. 5,7)

  • El dolor de los hombres, dice mucho a Dios, y el dolor de Dios, DICE MUCHO a los hombres.

  • En la Redención realizada por Jesucristo libera al hombre del mal, de sus raíces más profundas, pecado e infierno.

  • Jesús no cancela aún el sufrimiento físico, le urge más vencer al pecado y su consecuencia eterna.

(SEGUIRÁ)

M.S.G.