SUFRIMIENTO.3

DOLOR – SUFRIMIENTO (3).

DECÍA SAN JUAN PABLO II:

  • “La fe no condena el empeño por mejorar las condiciones de vida en la tierra, al contrario, enseña que ese empeño se ha de poner en la tarea de dominar la tierra que Dios confió al hombre.

  • Lo que la fe no admite, es que el hombre entienda el momento terreno, como la fase definitiva de su historia, cuando esto es solo una fase provisional de la misma, que hay que mirar en función del verdadero punto de llegada, situado más allá del tiempo en el ámbito de lo eterno.”

  • Ya lo decía Jesús: “...de qué le sirve al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma” (Mat. 16,25)

  • “...buscad el Reino de Dios y su justicia (santidad) y todo lo demás se os dará por añadidura” (Mat. 6, 33).

  • Y ATENCIÓN:

  • Si no aceptamos estos principios, no comprenderemos el sufrimiento, el dolor.

  • DIOS CREÓ AL HOMBRE, y al mundo, para que sirviera al hombre,

  • Y PARA QUÉ:

  • Para alcanzar el Cielo, la felicidad eterna.

  • PORQUE, FIJAROS LO QUE DICE LA BIBLIA:

Dice el Génesis (1,31) “...vio Dios que era muy bueno cuanto había hecho”.

Santiago dice que: “de Dios proviene todo bien.” (San.1,17)

Y en el A.T. (Sab.1,13-14) “Dios no hizo la muerte ni se goza de la pérdida de los hombres” .

Y un poco más adelante: “Dios creó al hombre incorruptible (Sab 2, 23).

¿POR QUÉ SUFRIMIENTO Y MUERTE?

  • Por lo tanto, NO ECHEMOS LA CULPA A DIOS DEL MAL QUE ÉL NO HIZO.

  • Dios no ha creado ni el sufrimiento ni la muerte,

  • Y sin embargo, son realidades evidentes, que experimentamos a diario.

ENTONCES,

¿Cómo y porqué existen ?

¿Quien las ha introducido en este mundo?

También la Biblia en este caso responde:

  • El sufrimiento entra en el mundo como consecuencia del pecado, CAÍDA DE ADÁN Y EVA. (Gn. 3,14-19):

  • “...polvo eres, y al polvo volverás.”

  • Pero no hay que llegar hasta el pecado original, para buscar la causa de muchos sufrimientos humanos.

  • La mayor parte están causados por el mismo hombre, conscientemente o por descuido.

  • Y ASÍ VEMOS QUE,

Muchas enfermedades proceden de pecados o excesos contranatura.

(SEGUIRÁ)

M.S.G.