SUFRIMIENTO.1

DOLOR - SUFRIMIENTO

Vamos a presentar un tema, que todos lo sufrimos, y que es una continua y permanente inquietud en el hombre:

EL SUFRIMIENTO – EL DOLOR.

Parece que brota de n/propia naturaleza.

Nos produce angustia, porque,

¿Quién no lo ha tenido?

¿Quién no lo tiene?

¿Quién no lo tendrá?

Se presenta de diversas formas:

Enfermedades, accidentes, sufrimientos personales: fracasos, incomprensiones, abandonos, desprecios, soledad, olvido... Sufrimientos psíquicos y sociales: Depresiones, temores, violencias, terrorismo, etc, etc.

Y además de esto:

Los miedos a la seguridad de la muerte, cuando menos lo esperemos.

Vamos, es algo de lo que no podemos huir.

Y nos hacemos las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué existe el dolor, la muerte, el mal?

  • ¿Cuál es su causa?

  • ¿Qué sentido tiene?

  • Ya Job, se hacía estas preguntas.

  • Y no encontraba respuesta:

  • ¿Por qué a mí que soy justo?

  • El drama está en creer sufrir inútilmente.

  • Porque, ¡si es para una finalidad noble!

  • (Madre con dolores de parto, cuando da a luz, su alegría es tan grande que ya no se acuerda de nada)

  • Lo peor no es el dolor,

  • Sino la consecuencia de tenerlo,

  • Porque la mente lo agudiza, a veces, tememos anticipadamente, lo que probablemente nunca ocurrirá.

CORREMOS EL RIESGO DE CULPAR A DIOS:

  • Al ser una experiencia terrible, podemos tener un rechazo de Dios, Y su amorosa Providencia.

  • Esto ocurre porque, no podemos conciliar, el mal y el sufrimiento, con la bondad de Dios, con el amor paterno, que le atribuye el Evangelio, y viendo el sufrimiento de los inocentes, se acusa a Dios:

  • ¡Si Dios es sabio y justo... Si Dios es amor... etc.!

  • Y si no se resuelven estas dudas, puede haber problemas religiosos:

  • Negación de Dios, Pérdida de la Fe, Alejamiento de la Iglesia...

  • Y pueden llegar:

  • Angustias, desesperación, suicidios...

  • Como no comprendemos todo, porque nuestra mente no tiene capacidad, pues lo veremos claro después de la muerte, muchos misterios hay que buscarlos en la Biblia:

  • (San Pablo – 1Cor.2,14)

  • “El hombre animal no percibe las cosas del Espíritu de Dios; son para él locura y no puede entenderlas, porque hay que juzgarlas espiritualmente.”

(SEGUIRÁ)

M.S.G.