CUARESMA.7

25-2-21.

  • HEMOS DICHO QUE LA ORACIÓN TIENE QUE SER:

  • Perseverante e insistente,

  • Que no sea mecánica, que salga del C.

  • Hecha así, nos ayuda a vencer la tentación.

  • No desanimarse, ni decaer.

  • Que JESÚS agradece el estar con ÉL.

  • Que la oración también viene del E.S.

  • Y que Dios siempre atiende.

___________________________

EL AYUNO:

Bueno, algunos, por la edad, ya no estamos oligados a guardar el ayuno.

  • La Iglesia sólo ha dejado dos días al año para ayunar:

  • Miércoles de Ceniza y Viernes Santo,

  • Aunque muchos ayunan todos los viernes de Cuaresma.

  • Estos ayunos,

  • si no van acompañados de buenos propósitos,

  • sirven para poco.

  • (acordaos de los fariseos), ayunaban por inercia

  • Y fijaros, el ayuno, debe ser un acto de “Obediencia”, porque lo manda la Iglesia.

  • Así, es grato a Dios.

(Eliseo y el Sirio leproso – No fue curado hasta que no obedeció a Eliseo)

  • Y ya sabéis lo que significa la “obediencia” para Dios.

Pero hay otro ayuno que prefiere el Señor:

  • No poner malas caras.

  • Ser atentos con todos.

  • Privarte de algún capricho.

  • No fastidiar a los demás.

  • Respeto y Obediencia.

Como (Santa Teresita)

Ya lo decía Isaías:

Is.58,1-9

El ayuno que yo quiero es éste:

Abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor, y te responderá; gritarás, y te dirá: “Aquí estoy.”»

(CONTINUA)

M.S.G.