CUARESMA. Y 10

2-3-21.

¿Os acordáis de la parábola del Fariseo y del publicano?:

  • El Fariseo no se consideraba rapaz, ni injusto, ni adúltero, él ayunaba…

  • ¿Para qué iba a pedir la Misericordia?

  • El Publicano, sin embargo, se consideraba miserable, y pedía misericordia.

  • ¡Y VAYA SI LA TUVO!

  • El segundo salió Justificado, y el primero NO.

Pues lo mismo que la Samaritana, que le pidió Jesús poner en orden su vida, debemos nosotros INTENTAR AL MENOS CONOCER NUESTRA MISERIA.

Cómo puedo entonces concretar mis deseos de conversión.

De diversas maneras:

  • Acudir al Sacramento de la Reconciliación.

  • Vivencia de la Caridad, practicando las Obras de Misericordia.

  • ¿Obras de Misericordia?

Están aun en vigor, solo que las tenemos olvidadas.

Las Obras de Misericordia espirituales son:

  • Enseñar al que no sabe.

  • Dar buen consejo a quien lo necesita.

  • Corregir al que yerra.

  • Perdonar las injurias

  • Consolar al triste

  • Sufrir con paciencia las adversidades

y flaquezas del prójimo

  • Rogar a Dios por los vivos y los muertos

Las Obras de Misericordia corporales son:

  *  Visitar al enfermo

  *  Dar de comer al hambriento

  *  Dar de beber al sediento

  *  Socorrer al cautivo

  *  Vestir al desnudo

  *  Dar posada al peregrino

  *  Enterrar a los muertos

Todos estos son medios para cumplir con la Cuaresma, pero el fin es,

  • Estar atentos para que,

  • con el alma en orden,

  • prepararte para recibir el GOZO DE LA PASCUA,

  • no sólo efectivo, sino afectivo.

  • Dios valora más el empeño, que el haberlo conseguido.

Y como Jesucristo dijo: “SIN MÍ NADA PODÉIS”, hay que recurrir a Él para pedirle ayuda.

  • Hay que vivir intensamente la NOCHE SANTA,

  • porque es el triunfo de Jesucristo.

___________________________

Si respondemos, habrá nacido el amor verdadero, a Dios y al prójimo que nos pide el Papa.

F I N

****************

M.S.G.