BIBLIA - SÍNTESIS.76

  • 17-01-22

    IV.- LA RESURRECCIÓN

    • Siempre que Jesús habló a los suyos de su muerte próxima, siempre añadió a sus predicciones el consuelo de unas palabras misteriosas:

    • «... pero al tercer día resucitaré» (Mt 16,21).

    • Sus discípulos no lo entienden, y no se atreven a preguntar.

    • Le escuchan tristes y silenciosos sin poder admitir la idea del fracaso y de la muerte de su Maestro admirable y poderoso; y consiguientemente, sin caer prácticamente en la cuenta de una posible resurrección.

    • Pero no es sólo a sus amigos, a quienes Jesús anuncia su resurrección.

    • Simbólicamente o con toda claridad, la predice ante personas diversas, como por ejemplo en la discusión con los Jefes del Templo

    • «Destruíd este templo y en tres días lo levantaré... Mas El habla-
      ba del templo de su cuerpo» (Jn 2, 19,21).

    • Y la promesa se cumplió exactamente. Jesucristo resucitó al tercer día como había prometido.

    • La serie de hechos que históricamente constan en los Evangelios es abundante y variada.

    • Se muestra primero a las mujeres, como las más cariñosas y abnegadas (Lc 24,10).

    • Luego a Pedro, el día mismo de la resurrección (Lc 24,34); y a los demás apóstoles aquella misma tarde (Lc 24,36).

    • Poco antes lo ha hecho a los discípulos que iban a Emaús (Lc 24,13).

http://www.fecatolica.es

________________________________________________________________________________________

M.S.G.