BIBLIA - SÍNTESIS.114

  • 29-06-22

    13.- Cristo ama a su Iglesia.

    • Cristo ama apasionadamente a su Iglesia. De tal forma que todo otro amor humano, por noble que sea, no es sino un pálido reflejo de este amor de Cristo a su Iglesia.

    • No hay frases más expresivas, en su humana plasticidad, que éstas, con las que Pablo, en su magnífica carta a Efeso, nos describe este amor (Ef 5, 25-27).

    • No se han dicho palabras más vehementes ni más bellas, dentro de su humana crudeza, que éstas de San Pablo referentes al amor de Cristo a los suyos, unidos en su Iglesia.

    • Y en nosotros, como lógica consecuencia, nuestro amor a la Iglesia, debe abarcar todo nuestro ser.

    • Es que todo otro amor en el mundo debe quedar por debajo de esa nuestra adhesión total, a la que no sólo se la llama Cuerpo de Cristo, sino Esposa de Cristo.

    • Por la que Cristo ha dado su sangre y su vida, como entrañablemente amada, precisamente para hacerla eternamente radiante y sin mancha.

    • A Ella, nos dice el Concilio, Dios la «colma de bienes divinos para que tienda y consiga la plenitud de Dios» (Ef 3,19) (LG 7).

http://www.fecatolica.es

________________________________________________________________________________________

M.S.G.