LA OBRA DE PRADO NUEVO:

 

COMENTARIO AL EVANGELIO DEL

05 - 02 - 2023

DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO.

(MT. 5, 13-16.)

…. Vosotros sois la sal de la Tierra

 

Nosotros, nos dice Jesús en el Evangelio de hoy, somos la sal de la Tierra y la luz del mundo.

Y si somos la sal y la luz es porque Él nos ha otorgado la gracia de serlo. Sería triste, por nuestra parte, que nos escondiéramos para que nuestra luz no alumbre.

Como véis, Dios nos ha adornado con unos dones muy necesarios para el mundo. Quiere decirnos hoy Jesús que, si hemos sido agraciados con estos dones, no podemos quedarnos quietos, tenemos que llevar a los demás esta luz que alumbre sus vidas.

Con la luz de Cristo las cosas se ven más claras, pues hoy se nos pretende cambiar el sentido de todo.

No es sólo de esta época el que las cosas de Dios no vayan como deben; esto ha pasado siempre en todos los momentos de la historia. Nos dice el Libro de los Hechos de los Apóstoles, que en los primeros tiempos de la Iglesia, el mundo estaba más o menos como ahora, pero también nos dice que aquel mundo cambió, y cambió por una sola cuestión, porque "En todas partes se hablaba de Cristo".

Esa fue la solución entonces y esa es la solución ahora, hablar de Cristo.

Ahí tenemos los cristianos qué hacer con la sal y la luz de que nos habla el Evangelio de hoy. Y no permitamos volvernos insípidos, porque entonces sólo serviremos para que nos pisotee la gente.

 

21