LA OBRA DE PRADO NUEVO:

EVANGELIO DEL 05-07-2020.

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO

(Mt. 11, 25 - 30.)

 

….todo me lo ha entregado mi Padre.

Tenemos una misión un tanto difícil. En cuanto cristianos, estamos obligados a extender el Reino de Dios, en un mundo en el que privan los listos e inteligentes, según las pautas de los sabios del mundo en que nos ha tocado vivir.

Nosotros, los cristianos, según el parecer del mundo, tenemos que hacernos necios y humildes.

Más todavía, debemos dirigirnos a esos sabios mundanos y demostrarles que, a los ojos de Dios, están pisando terrenos falsos, pues la verdadera sabiduría consiste en imitar al Dios hombre, que ha venido a salvarnos, ensalzando la pobreza y humildad, dándoles la categoría de virtud.

Abramos con honradez, el Antiguo y Nuevo testamentos. El héroe de ambos testamentos se nos presenta m
ontado en un jumentillo, no apoyado ni en el poder o fuerza de las armas, triunfador en cualquier conflicto bélico.

Lo más interesante, es que nuestro Rey y Salvador, nos descubre la verdadera sabiduría a los que aceptamos sus enseñanzas y no a los que se creen que se las saben todas.

Los suyos son los sencillos y limpios de corazón, que no se fijan en las faltas de los demás, sino en sus propias debilidades.

MADRE MIA AMANTÍSIMA, MAESTRA Y DOCTORA DE LAS ALMAS HUMILDES. HAZ QUE YO SEA UN FIEL IMITADOR TUYO.