OPINIONES EDITADAS

20 - 3 - 20  - SOLICITADO

¿CUAL ES EL PRINCIPAL MANDAMIENTO?

Escucha. Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor; amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, on toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser. El segundo es este: Amarás a tu prójimo como a tí mismo.No hay Mandamientos mayor que estos” (MC.12,29-31)

Estas palabra de Jesucristo están sacadas del Evangelio de hoy. Las inicia con una palabra de alerta: “ESCUCHA”. No solo nos pide “oír”, sino escuchar, prestar atención con los cinco sentidos, para captar en toda su amplitud las palabras que siguen: “AMARÁS AL SEÑOR, TU DIOS, CON TODO TU CORAZÓN, CON TODA TU ALMA, CON TODA TU MENTE, CON TODO TU SER”.

Vienen como anillo al dedo. En este mundo tan descreído puede que suenen raras, pero los que nos consideramos de su rebaño, debemos de proclamarlas a los cuatro vientos y bien alto, para contagiar a todos los que nos rodean de que este es el único camino, porque Nuestro Dios ha sido olvidado, porque gran parte de la humanidad le ha apartado de sus vidas, le ha ignorado. Él que es el BIEN SUPREMO, EL AMOR SUPRESO, ha sido rechazado. Es la triste inclinción del hombre, alejarse de su Creador, rechazar a su Creador.

Pero la ceguera que impera por este alejarse de Dios, no hace ver que, los males que le llega a la humanidad, son debidos, principalmente. a querer ir por “libres”, a querer ser autosuficientes, que se agravan por la cantidad de maldad, mentira, desunión y pecados de todo tipo que esta “soledad” hace dominar en las almas.

Por ese motivo, nuestras oraciones deben ser más intensas, con más amor, para pedir, por intercesión de Nuestra Madre, acorte Dios esta situación dolorosa de la pandemia que tenemos.

Me siguen mandanto peticiones para incluir en el Rosario de Prado Nuevo, que ahora está suspendido. Quiero exponeros una, que me parece un ejemplo y que deberíamos incluir entre las nuestras diarias:

Te ruego, Señor, por el Doloroso e Inmaculado Corazón de María, y por la Pasión de Tu Hijo, que ninguno de los que vayan a morir por este virus sean abandonados de vos. Que todos encuentren una mano que les acompañe en el arrepentimiento de sus pecados, y por su dolor, unido al Tuyo, sean salvos por tu Misericordia, Señor.”

AMEN.