BELÉN

ADVIENTO TIEMPO DE ESPERANZA 2020

 

(1-12-20)

VAMOS A COMENTAR ESTE TIEMPO ESPECIAL DEL ADVIENTO QUE NOS OFRECE LA IGLESIA, EN CUATRO PARTES O ENTREGAS.

“La cercanía de Dios y nuestra vigilancia”, son las dos palabras clave que presentó el Santo Padre en su homilía en la Santa Misa con los nuevos Cardenales, este I Domingo de Adviento, celebrada en el Altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro.

Con estas palabras del Papa comenzamos nuestro comentario a este tiempo de Adviento, en el que vamos a intentar despertar del letargo en el que estamos sumidos por la desidia, la apatía y la pandemia.

Cada año contemplamos el Belén y cuanto nos revela, y parece que no le hacemos mucho caso, porque de ahí parte la tragedia de los hombre y mujeres de nuestro tiempo.

Porque, hermanos, si Jesús es el autor de la vida, ¿por qué vivimos como si Jesús no hubiera venido?

¿Qué hacemos hoy con la vida?

* Muertos por todo tipo de violencia todos los días.

* Atracos diarios.

* Abortos. Cada año se asesinan en España 120.000 niños en el seno de sus madres.

* Mentiras, engaños, abusos a los más desamparados...

* Y ahora, nos quieren introducir la Eutanasia, además de imponer un nuevo sistema educativo perverso.

¿Qué estamos haciendo?

Pues en vez de ir por los caminos del Señor, nos apartamos de ellos y claro, no es de extrañar que en vez de celebrar su venida estamos crucificando a Cristo con nuestras posturas.

¿Nos extraña que haya venido a la humanidad la pandemia del Coronavirus? ¡SOMOS NOSOTROS LOS QUE LA HEMOS “FABRICADO”

Vamos a recordar quien viene:

“Porque en Él fueron creadas todas las cosas del cielo y de la tierra, las visibles y las invisibles, los tronos, las dominaciones, los principados; todo fue creado por Él y para Él. Él es ante que todo y todo subsiste en Él. (Col 1, 16-17)

Y sabemos de las maravillas de la creación:

Estamos en la tierra que circula a una velocidad de 100.000 kilómetros por hora; ¡si se entera el director de trafico!.

El sol es una estrellita que es un millón trescientas mil veces mayor que la tierra, pero una estrellita.

Alfa de la constelación Hércules tiene un tamaño como el de ocho millones de soles.

La tierra pesa, un seis seguidos de ochenta y un ceros de toneladas.

Un año luz, es la distancia que tarda en llegar la luz con una velocidad de trescientos mil kilómetros por segundo.

La galaxia mas cercana está a cincuenta millones de años luz ¿?.

Bien pues este Rey de Reyes por lo que todo fue creado por Él y para Él, empieza manifestándose en Belén.

Decía nuestro querido San Juan Pablo II:

“El fausto acontecimiento, el singular único, impensable por inteligencia humana.... el Hijo de Dios, Dios de Dios, luz de luz, infinito eterno, se hace hombre para pagar y hacer al hombre hijo de Dios”.

“Vivirlo conscientemente es la razón principal de la celebración y la razón de sentir alegría y tener fiesta”.

 

(SEGUIRÁ)

M.S.G.